image

LA RESILIENCIA DE LAS PEQUEÑAS EMPRESAS

COMPARTIR ESTA PÁGINA

Mitigación del impacto de la COVID-19 en los negocios

Dr. Didacus Jules Director general, Comisión de la Organización de Estados del Caribe Oriental (OECO)

© Shutterstock.com

Bien es sabido que las microempresas y pequeñas y medianas empresas (MIPYME) constituyen el catalizador del desarrollo, en particular en las pequeñas economías; y que contribuyen de forma positiva en el crecimiento económico, la creación de empleo, los ingresos en divisas, la inclusión social y en una mayor integración de los pequeños estados en la economía mundial.

Las pequeñas empresas son un canal importante para la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de las Naciones Unidas y desempeñan un papel vital en la reducción de la pobreza y la desigualdad salarial, especialmente entre las mujeres y los jóvenes.

En los pequeños Estados insulares en desarrollo, como los representados por la Organización de Estados del Caribe Oriental (OECO), las pequeñas empresas tienen mayor importancia ya que casi todas las empresas privadas son MIPYME, especialmente las empresas indígenas.

Nuestros programas actuales proporcionan asistencia técnica y formación a jóvenes emprendedores.

© Shutterstock.com

Según el Banco de Desarrollo del Caribe, el 92% de las empresas formales en toda la región del Caribe son pequeñas empresas y representan el 60% del empleo en el sector privado, el 50% del PIB y el 39% del total de las exportaciones.

A menudo las MIPYME se enfrentan a desafíos y factores de inhibición específicos que limitan su competitividad y perjudican su desempeño económico y su rendimiento de exportación.

Entre estos desafíos destacan el acceso a la financiación, infraestructura y logística, capital humano, absorción de tecnología e innovación y déficit de competencias.

La pandemia de COVID-19 ha exacerbado muchos de estos desafíos, en particular los relacionados con las operaciones de oferta y demanda, las interrupciones en las cadenas de suministro y las limitaciones del flujo de caja.

Por desgracia, estas empresas aún no han sido capaces de adoptar nuevos modelos de negocio y adaptarse a un entorno empresarial en rápida evolución, debido en parte a la falta de financiación y a las dificultades en la absorción de la tecnología necesaria para el comercio digital.

Con el objetivo de medir la confianza de las empresas en su adaptación a la «nueva normalidad» en los tiempos de la COVID-19, la Comisión de la OECO realizó una encuesta cualitativa en marzo de 2020 con 80 empresas y que arrojó los siguientes resultados:

El 46%

de las empresas informó sobre reducciones o interrupciones en el subministro de materias primas.

El 59%

registró una reducción en la demanda de sus bienes y servicios.

El 69%

se vio afectado por la interrupción de los servicios de transporte aéreo y marítimo.

El 37%

experimentó una caída en las ventas.

El 43%

vio disminuir su capital de operaciones, y un 22% adicional informó sobre una disminución de su capacidad para amortizar los préstamos.

El 55%

informó sobre la ejecución de despidos y la aplicación de una reducción de la jornada laboral a sus trabajadores.

La encuesta se realizó en los primeros meses de la pandemia, por lo que es probable que el impacto de esta en las pequeñas empresas sea mayor. Sin embargo, la Comisión de la OECO y sus Estados miembros apoyan a las microempresas y pequeñas y medianas empresas para que hagan frente a estos desafíos.

© OECS

Seguimos comprometidos con el apoyo a las pequeñas empresas, especialmente en el contexto de una pandemia mundial sin precedentes que ha afectado a todos los países.

Con el Tratado de Basseterre revisado, en el que se crea la Unión Económica de la OECO, coordinamos, armonizamos y desarrollamos acciones y políticas conjuntas con el objetivo, entre otras cosas, de «Desarrollar en armonía las actividades económicas...» y «el crecimiento económico, el desarrollo y la competitividad internacional». Estas acciones y políticas conjuntas se centran en el comercio y el desarrollo, a través de los cuales pretendemos fortalecer el ecosistema del sector privado.

La Comisión también ha desarrollado un proyecto de marco normativo sobre las MIPYME que apoya la creación de empleo y riqueza, así como el desarrollo sostenible, económico y social para las pequeñas empresas. Por ejemplo, nuestros programas actuales proporcionan asistencia técnica y formación a jóvenes emprendedores, conectan a las empresas de los diferentes Estados miembros de habla inglesa y francesa, y proporcionan apoyo a las empresas agropecuarias y manufactureras en materia de marketing para acceder a los mercados internacionales.

Seguimos comprometidos con el apoyo a las pequeñas empresas, especialmente en el contexto de una pandemia mundial sin precedentes que ha afectado a todos los países. La pandemia nos ha recordado que todos los que tenemos una posición de responsabilidad debemos establecer las condiciones necesarias para respaldar un ecosistema próspero para las pequeñas empresas.

© OECS

© OECS

MÁS ARTÍCULOS RELACIONADOS

Mantener el próspero comercio transfronterizo

¿Cuál es su estrategia de resiliencia?

Apoyar a las pequeñas empresas que están al límite

Datos Rápidos

image

Palais des Nations, 1211 Geneva 10, Switzerland Tel. +41-22-7300-388 Internet: www.intracen.org

El Centro de Comercio Internacional es la agencia conjunta de la Organización Mundial del Comercio y las Naciones Unidas.

Copyright: Centro de Comercio Internacional, salvo que se indique lo contrario.