image

LA RESILIENCIA DE LAS PEQUEÑAS EMPRESAS

COMPARTIR ESTA PÁGINA

La formación en línea es de gran ayuda

Valeriu Stoian Responsable de Programa Asociado, Centro de Comercio Internacional

La pandemia de COVID-19 ha supuesto todo un desafío para el ITC en la prestación de asistencia técnica relacionada con el comercio a las empresas más vulnerables, y nos ha obligado a pensar de una manera innovadora y a mejorar nuestros métodos. He aquí un ejemplo:

Antes de que la pandemia nos impidiera cruzar las fronteras libremente, mi equipo y yo viajábamos durante semanas para impartir sesiones de formación sobre estrategias de exportación a los directores de las empresas a las que el ITC apoya.

Como formadores, esta manera de trabajar nos ofrecía muchos beneficios: Podíamos observar las operaciones e instalaciones de la empresa y ver así en qué en áreas teníamos que enfocar nuestros esfuerzos y sobre cuáles teníamos que proporcionar nuestro análisis.

Pero el tiempo era muy limitado para ello. Con el objetivo de reducir los costes de viaje tanto como fuera posible, realizábamos la mayoría de las sesiones de formación del tirón. Eso significaba que algunas podían llegar a durar hasta un día entero con cada empresa. Este método limitaba el número de pequeñas empresas con las que podíamos trabajar, sobre todo si nuestros expertos no tenían disponibilidad en las horas programadas para la actividad. Además, los directores de las empresas tenían problemas para poder atender a las sesiones de formación muy largas, ya que tenían que atender a sus negocios.

Cuando empezaron las restricciones de viajes a principios del año 2020 por la COVID-19, mis compañeros y yo ya teníamos organizadas sesiones de formación in situ en Tanzanía con 35 empresas de los sectores del aguacate, las especias, el café y el té. Al principio fue frustrante para todos nosotros, pero fuimos capaces de adaptar rápidamente el programa de formación a sesiones en línea por videoconferencia.

A medida que esta situación se convertía en la nueva realidad, vimos la oportunidad de fraccionar la formación en varias sesiones más cortas (cuatro por empresa). Fraccionar la formación en varias sesiones tiene múltiples ventajas: Una de las mayores es que podemos abordar uno a uno temas específicos y al programar las sesiones con suficiente tiempo de antelación, los directores son capaces de hacer progresos suficientes, ya que han tenido más tiempo para poner en práctica lo aprendido.

Hemos observado las mejoras de primera mano y hemos acompañado a los directores en el proceso y les hemos ayudado cuando lo necesitaban.

© Shutterstock.com

Los directores consideran que este nuevo enfoque es extremadamente útil, ya que les da más flexibilidad, especialmente durante la época de la recolección.

Los directores consideran que este nuevo enfoque es extremadamente útil, ya que les da más flexibilidad, especialmente durante la época de la recolección. De hecho, es incluso positivo para nosotros, ya que nos da la oportunidad de continuar trabajando en otros proyectos.

Pensando en cómo será el mundo pospandémico, tengo la certeza de que las sesiones de formación en línea han llegado para quedarse. No obstante, seguiremos explorando nuevas formas de prestar nuestros servicios. Definitivamente no es recomendable reemplazar todo contacto humano o ignorar la importancia de estar físicamente presente.

© Shutterstock.com

MÁS ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Volverán las ferias comerciales a ser lo que eran?

image

Palais des Nations, 1211 Geneva 10, Switzerland Tel. +41-22-7300-388 Internet: www.intracen.org

El Centro de Comercio Internacional es la agencia conjunta de la Organización Mundial del Comercio y las Naciones Unidas.

Copyright: Centro de Comercio Internacional, salvo que se indique lo contrario.